Toda acción tiene una receta perfecta que hace de su resultado un ideal para la vida. Aplicado al buen vivir, la fórmula no cambia. A mejor sean los ingredientes que la componen, a más acertada sea la combinación de esos factores, mayor será la satisfacción y la felicidad.

Por ello, a la hora de salir a tapear en Dénia, si buscas disfrutar de uno de esos típicos tapeos que hacen historia, de los que dejan una huella que recordar en futuros encuentro y en un lugar con sabor ibérico, nosotros te damos las claves. Más concretamente, cinco claves que harán de tu tarde de tapas en Dénia una tarde perfecta, sin fisuras, como mandan los cánones.

1 – “Cualquier cerveza o vino me vale para tapear en Dénia y echar una charla en compañía”… ¡ERROR!

Has de saber que a la hora de elegir qué beber no vale cualquier cosa. A no ser que seas de refresco, cosa de la que nos compadecemos, el vino o la cerveza no puede ser de mala calidad.

Si escoges una cerveza fría que quite las penas, el color, el cuerpo y la espuma te permitirá saber, a un golpe de vista, si a continuación disfrutarás de uno de los mayores placeres de la vida: una cerveza reconstituyente.

Si eres más de catar caldos, no cualquiera vale, amigos. Para gustos, colores, está más que claro. Te recomendamos que acudas a un lugar de referencia, como es El Jamonal de Ramonet, y te dejes llevar por la experiencia de los que llevamos años y años regalando felicidad detrás de una barra. Te aseguramos que lo que te recomendemos te enamorará.

2 – “Lo importante es llenar la panxa y pasar un buen rato”… ¡ERROR!

Dudamos mucho que sí tú y los tuyos coméis en cualquier sitio, cualquier cosa, paséis un buen rato. Respetamos mucho la libertad de la gente, pero por mucho que algunas franquicias se lo coloquen en el nombre, las tapas en Dénia y sus montaditos son otra cosa.

Lo próximo que Dénia tiene el mar nos permite tener, por ejemplo, los mejores salazones del mundo desde hace miles de años. Pero, además, en sitios emblemáticos de Dénia como El Jamonal de Ramonet, encontrarás todos esos sabores de la península que hacen, en su conjunto, que sea el mejor lugar en el que vivir.

3 – “Unas bravas, una ensaladilla y un pincho de tortilla; como Dios manda”… ¡ERROR!

Abre tu mente, si vas a dedicar tu tarde a tapear en Dénia. Las bravas, la ensaladilla y la tortilla pueden llegar a ser grandes manjares, si confías en sitios que cuidan su materia prima, como hacemos nosotros en El Jamonal de Ramonet. Pero las tapas, hoy en día, son mucho más. Sin perder la esencia, el abanico de sabores puede llegar a ser mucho más amplio. Al menos, si no estás para innovaciones y extravagancias, prueba a cambiar las bravas por unas patatas pobres, la ensaladilla rusa por un espencat y la tortilla de patatas por unas coques de dacsa.